termovigilancia covid 19

Termovigilancia para controlar la propagación del Covid-19

La vuelta a la normalidad en medio de la pandemia plantea grandes retos, uno de ellos es controlar la propagación del Covid-19, por ello se han tomado medidas en todos los espacios públicos como aeropuertos, estaciones de metro y tren, centros comerciales y en las tiendas, restaurantes y negocios.

Una de las medidas preventiva que se ha venido tomando es medir la temperatura corporal de las personas, para determinar si pueden tener fiebre, en cuyo caso, deben pasar a una revisión más profunda para determinar si sin portadoras de Covid 19, los métodos más habituales que se han empleado para medir la temperatura de las personas son:

  • El uso de termómetros de contacto.
  • El uso de termómetros infrarrojos, los cuales pueden colocarse en el oído o la frente para medir la temperatura corporal.
  • El uso de termografía infrarroja.

La termografía infrarroja permite detectar a las personas con una temperatura corporal superior a la media, sin necesidad de tocarlas, lo que permite que los operarios del sistema no estén en contacto directo con el público, se encuentran en un lugar seguro desde donde controlan el flujo de las personas.

Si se detecta una persona con una temperatura corporal más alta, se activa una señal y el personal de guardia informa a la persona de su condición y le indica los pasos a seguir para una despistaje más efectivo de coronavirus.

 La termovigilancia es un medio muy eficaz para controlar la propagación del Covid-19 en espacios donde hay una importante afluencia de público, ya que permite verificar la temperatura corporal de forma rápida y efectiva.

Por supuesto hay que recordar que con las cámaras térmicas se mide la temperatura superficial del cuerpo humano, no su temperatura interna, por ello en caso de que una persona presente una temperatura superior a la media, es necesario como segundo paso verificar su temperatura corporal antes de iniciar un despistaje más profundo.